sábado, 19 de diciembre de 2009

Presentación Calle del Agua 9


La Asociación Cultural Literario Flamenca “Calle del Agua” y en su nombre Mariví Verdú, te invita a la presentación del número 9 de la revista Calle del Agua.

Contaremos con la actuación de Joaquín Cabello “El Quini”, al cante, acompañado a la guitarra por Rubén Lara. El fin de fiesta correrá a cargo del grupo flamenco onubense “Aliquindoi”.

Tendrá lugar en el Centro Cultural Vicente Aleixandre, Calle Jabalcuza 9, Alhaurín de la Torre, el próximo martes, día 29 de Diciembre de 2009, a las 20.30 horas.

Aunque la entrada es libre, puedes confirmar asistencia mediante la contestación de este correo o llamando a llamando a los números 952 426 916 ó 654 611 792 y reservaremos tu asiento. Te esperamos. Plazas limitadas.

* Presenta un sumario muy atractivo, entre otros artículos: Jeva: Pascua Verdialera; La saga de los Bonela: Juan Sánchez Trujillo; La Coreana o la fuerza de la sangre, Luis Soler se lleva la palma, Miguel Alarcón, Adiós maestro, adiós, a José Antonio Muñoz Rojas; Aires nuevos con Jóvenes flamencos: Canito, "El Boa" y Rubén Lara; Villancicos...

lunes, 7 de diciembre de 2009

CRÓNICA DE UNA SEMANA



Esta semana ha sido espléndida. Toda ella, desde el lunes hasta el fin, lo ha sido. Comenzamos con un lunes televisivo ya que fuimos invitados por Manolo Reina a su programa Nuestra Málaga, un magazine nocturno donde cada semana se visita una barriada de nuestra ciudad, con entrevistas, encuestas y reportajes del día a día de dicha barriada.


Coincidí allí con Rafael Prados, de AHEMA, Pepi Gil, presidenta de la Peña La Paz, y con el artista, tan querido, Paco Moreno. Pintor y poeta, presentó su último libro El Pilar y el poema. Una belleza como sólo Paco Moreno es capaz de reproducir.


Estuvimos con él también en el XXII Salón de Otoño de Pintores Malagueños, una muestra de lo que en este arte Málaga es capaz de decir. Allí se encontraban los presidentes de Cajamar, Luis de la Maza, y de la Asociación de la Prensa de Málaga, Andrés García Maldonado, también secretario general de la Cámara de Comercio de Málaga.


En ambos lugares fuimos presentando la revista Calle del Agua que, como sabéis, es la voz de una Asociación Cultural Literario Flamenca y su escaparate, y una parte viva e importante de Málaga que este portal de internet que tienen delante apoya y divulga como algo nacido de carne propia.

Ese mismo día viene Rafael Chaves, nuevo socio de Calle del Agua, estudioso del flamenco y embajador de Calle del Agua en la capital de España, con el que las expectativas de nuestra publicación se abren hacia nuevos lectores y posibles socios.

Como estamos preparando un nuevo artículo para la sección De los montes a la mar titulado La saga de los Bonela, dedicado a la familia de Juan Sánchez Trujillo “Niño de Bonela”, el viernes 4 estuvimos de visita en su casa, un hogar que nos abrió de par en par.

Paquita, su esposa, anda de regreso a la niñez y, como los suyos, queremos desde aquí lo mejor para ella. Vaya nuestro cariño. Allí estaba Francis, su hijo, el más chico, con sus hijos, un niño y una niña muy guapos y con muchas ganas de aprender. Estuvimos viendo fotos de sus abuelos, jóvenes y en pleno éxito de Juan. Disfrutamos de un buen rato familiar.
Nos acercamos al Ateneo de Málaga, donde habíamos quedado con Guillermo Aguilera, socio de Calle del Agua que se encargará, junto a Pilar Bugella, de la corrección de textos. Y con Jorge Berges, uno de los guitarristas más auténticos del panorama actual en España y colaborador incondicional de Calle del Agua.

El sábado día 5, después de hablar con Alonso Marín por teléfono, improvisamos un viaje a Jeva. Hablaremos de Jeva en la sección De los montes a la mar del a revista 9. Un rato estupendo. Gracias a los dos, a Teresa y Alonso, por ofrecernos su casa, sus libros, sus discos, su comida, su hospitalidad.
Por la tarde teníamos una cita con Juan Bonela y Pilar Bugella en el Museo Flamenco de Málaga. Francis Bonela cantaba en la peña Juan Breva. Un rato muy agradable con Agustín Delgado, José Gálvez y los de Bonela. Muchos artistas se habían congregado en torno de Francis, en el almuerzo flamenco. He aquí una imagen que vale por muchas palabras.
Por la noche teníamos otra cita en Las Castañetas, esta vez con nuestro amigo Mnolo Reina, alcalde de la Panda de Teatinos. Presentados por Alfonso Muñoz, presidente de la Peña Flamenca "Rincón del Cante", que tan bien nos acoge cada vez que entramos por sus puertas, se nos ofreció un espectáculo muy navideño con la actuación de la Pastoral Finca La Palma.
La pastoral es de reciente creación, no así su director, Miguel Martín, veterano en este quehacer de dirigir a jóvenes y no tan jóvenes en el tema de las pastorales.

Nos interpretaron una serie de villancicos con la ilusión de quien trae regalos para todos. Y era cierto:

Si el Niño tiene frío
que se ponga mis zapatos,
que se los ponga el Niño
que yo andaré descalzo.


Vinieron a cantarnos desde la Finca La Palma, miembros y familiares de la Peña Cultural Deportiva y Recreativa "Finca La Palma", presidida por Alfonso Ruiz. Diocomienzo a las 21 horas y salimos de allí con muchos compromisos de presentar en ambas entidades nuestras próximo números de Calle del Agua.

Pasamos un buen rato con ellos y con la Panda de Verdiales de Teatinos que cerró la noche con su saber hacer y, como siempre, dejando bien alto el pabellón de La Fiesta.

Digno de mención es la parte de baile que protagonizan Patricia y Elena, un par de niñas que instruye su madre, Mercedes Gómez Ruiz. Son muy especiales, de verdad. Bravo por ellas y por Mercedes que tanto empeño ha puesto en ellas.
Y el domingo, como cada semana, fuimos a ver a Paco Parra a Comares, en esta ocasión acompañados de Jorge Berges y María, su amiga, ya que ninguno de los dos conocía al poeta ni había visitado la villa de Comares.

La subida a los montes está siempre llena de sorpresas.

Dejaron el coche en Olías y fuimos juntos. Paramos en Cárdenas, como está mandado, y allí estaba José Gálvez. Bebimos de su vino los que, por fortuna, no debíamos conducir, y cantamos y charlamos un buen rato.

Con Paco Parra, ya más tarde, en Comares, seguimos la fiesta, comiendo y cantando, en el Restaurante del Camping de Sebastián y Encarni.

Y a nuestra reunión se unieron dos nuevos amigos, Andrés e Inés, de Bélgica, y dijimos versos y coplas que, con la maravillosa guitarra de Jorge, hicieron que las palabras sonaran más flamencas que nunca.
Gracias, Jorge.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

RECORDANDO A MANUEL BENÍTEZ CARRASCO

Y SE MARCHÓ EL POETA...

Ha muerto Manuel Benítez Carrasco, mi maestro. Él, que era todo un ser humano y una de las voces más singulares del alma poética, ya no está entre los que respiramos. Agotó su aliento luchando con una enfermedad que se rompe el corazón a si misma y a todos. Se ha fugado al silencio y en él está, de pié, con su exquisita figura, con su bastón, con su sonrisa
-mitad dulzura, mitad ironía- y la tímida calidez de su mirada. Se apagó su voz de clavo y arrayán.
Manolo ha dejado un legado de versos navegables y redondos, sus magníficos poemas de Mi barca, suya y nuestra, con la que iba y siempre volvía de México a Málaga, de Buenos Aires a Granada, de corazón en corazón. Dejó también el eco de su palabra niña, tierna y pasional, en el aire del Teatro Cervantes, en las aristas de cristal de Cofarán, en el barroco oxígeno de El Gaucho Argentino, en los últimos cañizos del Merendero Miguel, en la brea azulada de Huelin, en el marismo de Playamar, en las voces elevadas al siempre de Lola Flores, Manolo Caracol, Enrique Montoya, Gabriela Ortega..., en las de Rocío Jurado, Diego Gómez... y tantos otros ecos suaves y terrenales en los que leemos sus perfectas soleares, sus poemas de jazmín y clavel, todo perfume de oídos. Sus libros son árboles floridos, resueltos en trinos y amarguras. La luz de la pasión llevan por dentro. Esencia de agua y de muertes pequeñas son. Ahora, que la suya es una muerte grande y de verdad y sabiendo que Manolo ya estará donde siempre estuvo, en los libros, en el silencio, en el corazón de los amigos y en muchos sitios a la vez, yo quedo en Málaga echándole de menos, sin llegar a entender porqué se mueren mis dioses.

En Granada vio la luz
Manolo, por vez primera.
Por la señal de la Cruz,
con luz vino y con luz queda
el gran poeta andaluz.


*Este texto lo escribí hace ahora diez años, para el homenaje que le rendimos en La Peña El Sombrero, que por aquel tiempo dependía, en lo que a actividades culturales respectaba. a mí gestión. El día antes, participé en otro homenaje que se le rindió en el Ateneo de Málaga. Y nunca desaproveché un foro poético para recordarlo desde entonces.

El próximo día 27, a las 20 horas, en colaboración con la ARE, Asociación de Rapsodas Españoles, Calle del Agua recordará a su poeta, al que dedicamos siempre su rincón poético en nuestra revista, a quien también le debemos el nombre que nos identifica "Calle del Agua".

Mariví Verdú

domingo, 15 de noviembre de 2009

Presentación del número 8 de la Revista "Calle del Agua" en el Centro Cultural Flamenco "La Malagueña"

Ayer, día 14 de Noviembre de 2009, el Centro Cultural "La Malagueña", un colectivo hermano y amigo, celebraba su XIV Aniversario, fiesta que disfrutamos juntos los directivos y socios de ambas entidades. Juan Caro nos había convocado allí para presentar la revista Calle del Agua 8 durante la sobremesa, y allí estuvimos. Comer, charlar, pasar un rato con estos compañeros, es siempre una tarea agradable que da pie a tres cosas que rezan en los principios que sustentan a las dos asociaciones: la amistad, el flamenco y la cultura en todas sus vertientes, mejor dicho, en el resto de vertientes, ya que el flamenco es una parte esencial de nuestra cultura y de nuestra naturaleza malagueña.

Un plato de callos que quitaba el sentío, vinillo para las penas y granás tan rojas y dulces como la savia de nuestra historia, dieron pie a conversación, confraternidad y cante, como está mandao.

Antonio Medina, vocal de protocolo y relaciones públicas del Centro Cultural "La Malagueña", presentóy dio comienzo así el acto de entrega de nuestra revista Calle del Agua. Me presentó en mi propia casa y ante mi propia gente, ya que son muchas las cosas que así me lo hacen sentir. He sido por dos veces su pregonera de Semana Santa, y se remonta a 1997 mis primeros contactos con la entidad, cuando nuestro amigo y colaborador Rafael Silva impartió aquellos memorables cursillos flamencos. Cuando Pepe de Cañete, nuestro querido amigo, era presidente de la entidad, con Eloy, con Miguel Navarro, el padre de La Divi, con Manuela...he pasado por todos los momentos de La Malagueña, con la familia Requena Barrionuevo, tan querida, con Paco Fernández y María, la madre de Curro de María, por aquellos tiempos en los que Juaneque frecuentaba la entidad...a todos y a cada uno lo recuerdo con cariño, es historia vivida y compartida con la entidad.

Desde el 24 de Abril de 2003, recién formada nuestra asociación, comenzamos nuestro intercambio cultural, confirmando formalmente nuestro hermanamiento el 24 de Julio de 2004 en un emotivo acto que registramos en Calle del Agua 4, dentro de su sección Rincón abierto, en el apartado "Cuando el agua suena...flamenco lleva". Por entonces nos intercambiamos regalos y compartimos muchas ilusiones y los mismos ideales. En la foto que acompaña este texto, realizada en un momento del almuerzo, se recoge, a la espalda de Juan Caro, el cuadro que lo testimonia, y por parte de La Malagueña recibimos un poema enmarcado, realizado por Pepe Espejo. Un hermanamiento que ayer no hicimos más que reafirmarlo.

Entre los asistentes al acto conmemorativo del decimocuarto aniversario de La Malagueña estaba el cantaor Pepe de Campillos, Manolo Reina, alcalde de la Panda de Teatinos; Guillermo Aguilera, colaborador de Calle del Agua; Pilar Bugella y Ana María Olmedo, secretaria y tesorera de Cale del Agua, y todos los directivos del Centro Cultural.

El acogimiento no hace falta explicarlo aquí, está más que claro en el testimonio fotográfico. La revista gustó y durante la presentación hubo un silencio y un entusiasmo patentes que se transformaron en un fuerte aplauso final.

Más que por nuestra intervención, por el apoteósico remate del documental, por lo que el aplauso se lo dedicamos a Loli París y a Carmelilla "La Terremoto" para que se mejoren, que andan las dos con gripe. Ellas tienen la culpa de que todo sea un éxito. Los versos que dedico a ambas "Malagueñas" fueron muy del agrado general y Juan Caro nos dio personal y públicamente las gracias y la enhorabuena.

Presentados por Rafael Silva, subieron a continuación Rafael Sánchez y Alejandro Moreno para deleitarnos con unos cantes. Comenzó por soleá, siguió por malagueñas y remató con fandangos.
Cantaron también los aficionados Pepe Campos y Miguel Navarro, ambos acompañados por Alejandro Moreno.



Más tarde, animados por Pepe Espejo, fueron muchos los que colaboraron con Calle del Agua adquiriendo su revista, cosa que le agradecemos a nuestro querido Pepe de todo corazón.

Y con besos y abrazos nos fuimos despidiendo, cuando la noche había caído por calle Sondalezas pero la ilusión de un buen día y la satisfacción del deber cumplido nos ponía luz en un cielo de borreguitos azules que estaba más cerca de la primavera que el otoño...cosas de la vida y del cristal con el que se mira. Y, sobre todo, por la confianza y el cariño que una vez más hemos recibido de nuestra entidad hermana, del Centro Cultural y Flamenco "La Malagueña".

Mariví Verdú, para www.flamencoenmalaga.es y para Calle del Agua.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Presentación del número 8 de la Revista "Calle del Agua" en Terpsícore

Anoche, día 7 de Noviembre, en Terpsícore, en Torremolinos, tuvimos la satisfacción de compartir escenario con Paco Mora, bailaor y polifacético artista flamenco, que presentó el Espectáculo "Al compás del verso", dedicado a Manuel Benítez Carrasco. Paco, que conoció personalmente a tan insigne poeta, dió un recital flamenco inolvidable.
Invitados a proyectar el documental promocional de Calle del Agua 8, allí acudimos y tuvimos el honor de presentarlo. "Calle del Agua 8" es todo un éxito.

Ambos espectáculos fueron vistos y disfrutados por un público expectante entre el que se encontraban nuestros compañeros Ana María Olmedo, representante de la directiva de Calle del Agua, y su esposo, Manuel reina, ambos colaboradores de nuestra entidad, y algunos artistas de reconocido prestigio. Estaba entre el público una representante de Radio Litoral Torremolinos, Ángeles Burón, que, emocionada e interesada por el contenido de la revista, nos invitó a una entrevista en su programa y nos dió personalmente la enhorabuena por nuestro trabajo.

Gracias a los responsables de Terpsícore, Jesús y Paco Mora, y a cuantos formaron el espectáculo final "Al compás del verso", flamenco como él solo, y a Elena Molina, Nuria Martín y Ramón de Córdoba, que junato a Paco Mora nos deleitaron con su arte.

Gracias a todos.

Fotos de Ana Mª Olmedo y Mariví Verdú para Archivo FeM

viernes, 6 de noviembre de 2009

PACO MORA CON CALLE DEL AGUA

Paco Mora, mi entrañable y buen compañero, artista donde los haya, nos ha brindado la oportunidad de presentar la revista Calle del Agua en Terpsícore, bar que regenta junto a su compañero Jesús, un bar de copas con distinción, bar de encuentro donde se da prioridad a cualquier manifestación artística y, por encima de todo, a la amistad.

Hoy presentamos el documental "Calle del Agua 8".

Paco Mora, el bailaor y polifacético artista flamenco, presentará el Espectáculo "Al compás del verso".

Os esperamos en Terpsícore, Avda. Palma de Mallorca, 14, en Torremolinos (Málaga) hoy, sábado 7 de Noviembre, a partir de las 22 horas. Entrada libre. Obligatoria consumisión.

CALLE DEL AGUA O LA VICTORIA DE LA TENACIDAD I PARTE

No dice más la lengua de lo que siente el corazón. Así reza un refrán y cuánta razón tiene. Un mundo de sabiduría vive en el refranero, este particularmente alberga algo más que verdad, encierra una sentencia que da justo pago a las palabras. Ya lo decía San Mateo en su Evangelio: De la abundancia del corazón habla la lengua. Cada persona habla de lo que le importa o siente, de los conocimientos que tiene o de sus aficiones con una intensidad directamente proporcional a la importancia que le da. Cuando un gran sentimiento se exterioriza, hasta los mudos hablan. Por consecuencia, cuando nace una revista nace de la necesidad de comunicación de sus componentes, de su conocimiento y necesidad de expresión, más aún cuando la publicación no tiene ni un ápice de publicidad en sus páginas y cuando sus colaboradores no cobran ni un duro por su realización. Diríase entonces que se hace “por amor al arte”. Y eso es Calle del Agua: amor al arte.

Calle del Agua nace el día 23 de Febrero de 2003, en una reunión de tres amigos; Paco Parra, Jesús González y yo, y lo hace con la idea de difundir el arte más nuestro: el flamenco, profundizando en su conocimiento y acercándolo a todo el que quisiera y dando a conocer sus jóvenes valores. Calle del Agua, abierta a todas las Bellas Artes, entre las que consideramos al flamenco en todas sus manifestaciones, estaba dirigida a poner a disposición de creadores y aficionados los medios a su alcance, proponiendo caminar unidos para la consecución de los objetivos marcados. Entre ellos dimos prioridad a los siguientes:

• Publicación y difusión del trabajo de nuestros socios, en todas y cada una de sus vertientes artísticas, así como la organización de actos públicos con tal fin.
• Creación de una revista trimestral y gratuita bajo la denominación “Calle del Agua”.
• Institución del Concurso de Letras Flamencas y de Interpretación que llevará el nombre del gran poeta Manuel Benítez Carrasco.
• Creación de un fondo bibliográfico y audiovisual para el uso y disfrute de todos los socios.
• Consecución de un local para albergar nuestra sede social.
• Solicitud de Ayudas y Subvenciones de la Administración Pública a las que tengamos derecho.

Considerábamos necesaria la participación de los aficionados y la colaboración de los artistas que se sumaran a la idea por lo que les animamos a que se inscribieran. Y durante el primer año llegamos a tener muchos socios, grandes artistas en cualquier faceta de las que nos incumbe: literaria, gráfica y flamenca. Guitarristas, bailaores, cantaores, poetas, pintores, escultores, fotógrafos, investigadores y todo aquel que tenía algo que aportar era bienvenido.


*El periódico digital www.diariolatorre.es ha publicado durante los días anteriores a la salida de nuestra novena revista y como apoyo al acto de entrega de los Botijos de Oro a las Bellas Artes, unos cuantos capítulos de lo que dí en llamar CALLE DEL AGUA O LA VICTORIA DE LA TENACIDAD, narrando la historia y objetivos de nuestro colectivo y las vicisitudes y logros que han forjado su carácter. Por todo ello estamos muy agradecidos. Publico íntegramente los contenidos en este, nuestro blog, con agradecimiento a los compañeros del equipo de Diario La Torre.

CALLE DEL AGUA O LA VICTORIA DE LA TENACIDAD II PARTE



Ayer les contaba los inicios de la Asociación Calle del Agua, la que llegó a tener alrededor de cien asociados, todos artistas malagueños o afincados en Málaga y su provincia, grandes artistas en cualquier faceta de las que nos incumbe: flamenca, literaria y gráfica. Músicos -especialmente guitarristas-, bailaores, cantaores, poetas, pintores, escultores, fotógrafos, investigadores y todo aquel que tenía algo que aportar era bienvenido. A pesar de que no disponíamos de sede, nos dieron cobijo en muchas entidades, entre la que destacamos El Pimpi, la Peña Los Verdiales y el Centro Cultural Flamenco "La Malagueña".


Las consecuencias de esta unión eran de esperar. Era un gozo ver tanto arte junto. Los objetivos, menos la sede y el Concurso Manuel Benítez Carrasco, que serán tema para otro momento, se alcanzaron. Y su objetivo primordial, la publicación.

Cuando nace nuestra primera revista, comenzamos llenando el auditorio del Centro Cultural del 27 y tuvieron que abrir el gallinero para albergar a los allí convocados, entonces el político vio que aquello era bueno y lo quiso para él. Las siguientes revistas eran esperadas por un gran número de aficionados y los socios de Calle del Agua se multiplicaban. Los políticos también se multiplicaron. Ya no estaba solo en escena el primero, llega un segundo de la Junta de Andalucía, a quien no le debemos ni un duro, y se me impuso también al por entonces alcalde de Almachar para entregar los galardones, dando trato de favor hasta al mismo concejal de Cuenca, siempre que fuera del partido, y dejando a un lado a quien me había financiado los programas de mano, por ser del PP. Vaya, que convirtieron su ayuda y el préstamo del local en una maniobra política con ganancia electoral de primer orden, aprovechando el quórum; se hicieron de pleno con el escenario adjudicándose un trabajo mío, nuestro, de los compañeros de Calle del Agua, dejándome anulada, como si ellos y su política fueran los protagonistas del milagro. Y hasta el último mono encapullado subió a la foto quitando el protagonismo a los verdaderos artífices de este maravilloso invento que se llama Calle del Agua: su directiva y sus socios, o viceversa, que no se sabe quien aportaba más en aquellos momentos. Cómo usurpó el escenario toda la clase política, queriendo protagonizar el maravilloso resultado que se palpaba.

Decidí por entonces hacer las presentaciones en los pueblos a los que iban dedicadas, primero Ronda y después Antequera, en ambas localidades recibimos un trato exquisito; siguió Casares, ole de verdad, y la última, la séptima publicada, nacida en pleno desarrollo flamenco y sus agencias políticas, que esa será objeto del artículo de mañana. Porque nace a la par que Málaga en Flamenco, porque esta bienal nace cuando Dios vio que Calle del Agua era buena. Pero, claro, como es buena, la quiero para mí. Y como nos negamos a entregarle el invento que ellos querían patentar, nos quitaron de en medio. Primero, la subvención, que consistía en pagar la edición, el papel nada más. Después, haciendo propias todas las ideas que nacen de un colectivo unido y con luces, claro que ninguno éramos expertos en negocios sino artistas, y aquello de las finanzas no era lo prioritario, ni necesitábamos voto alguno, ni ningún rollo que no fuera el arte por el arte. Total que, entre la decepción que se fue sembrando en el colectivo, la apatía de sus componentes, la impotencia - que, ante la injusticia cometida por el poder, se vuelve insoportable-, y ante la desilusión general, desaparece.

Había un trato verbal con el ente supramunicipal desde el primer número que era el de hacer llegar a los cien pueblos de Málaga un ejemplar para su biblioteca, un trato que nunca se cumplió. Se quedaron las cajas, como tantas cajas de libros editados, en los almacenes, a disposición del funcionario avispado o de la pelusa gris de la desidia. Y no voy a continuar relatando porquerías porque nada enturbiará el gozo que supone la recuperación de Calle del Agua.

Hace ahora año y medio volvimos a unirnos algunos de los supervivientes y, con ganas renovadas, con el convencimiento de que no se puede dejar en el olvido un atril de esta envergadura, hemos reiniciado la andadura, subiendo hacia arriba con fuerza multiplicada, proporcional al impulso con el que nos botaron, como cuando lanzas una pelota con mala leche pero… se te va al tejado del vecino ya para siempre.


Y aquí estamos, en el tejado, como el violinista.

* Inauguramos La Fiesta de los Candiles, en Venta Galwey, realizando dos años consecutivos la fiesta, celebración que estamos pensando retomar.



* Conseguimos, por la consideración hacia nosotros y nuestra revista Calle del Agua de la AME, siglas de la Asociación Malagueña de Escritores "Amigos de Málaga", ver premiado nuestro trabajo con el prestigioso galardón que otorgan anualmente entre personas y colectivos destacados, los Malagueños del Año, con el premio "Publicación del Año 2005", el mismo que sostengo en las manos llena de alegría.



CALLE DEL AGUA O LA VICTORIA DE LA TENACIDAD III PARTE


Hace ahora año y medio que nos unimos tres supervivientes de Calle del Agua, tres mujeres, Pilar Bugella, secretaria; Ana María Olmedo, tesorera; y yo como presidenta, reiniciando la andadura de la asociación, acompañadas de un hombre como vicepresidente, Jesús González Rodríguez; con nuevos estatutos, con muchas ganas y con similares objetivos. Bien es cierto que la revista se ha convertido en el principal y hemos añadido uno más, la Colección Literaria “Calle del Agua”, que dará comienzo en breve ya que esperan, junto a tres autores, tres títulos: Hojas de Parra, De Dios y de su falta y Lo absurdo y la desesperanza.


La decepción que supuso la pérdida de la asociación y el problema que originó la negativa inesperada –con la revista número siete acabada, y no antes, como hubiera sido lo justo- trajeron consecuencias que hundió a los directivos en una depresión de aúpa. Primero, la parte social del tema, estábamos endeudados y tuvimos que vender nuestro pequeño patrimonio para pagar la edición en imprenta. Aún así, el dinero no llegaba y no pudimos saldar la deuda, a pesar de que puse dinero de mi propio bolsillo. Debo agradecerle al director de la imprenta que nos condonara parte de la deuda, favor por el que estoy eternamente agradecida. Claro, ahora volvemos a trabajar con ellos, como era lógico y de justicia. Segundo, mi drama familiar, tan doloroso como pueden imaginar cualquiera que tenga corazón y sea madre, padre, o simplemente humano, con la pérdida de mi hijo mayor en accidente; la pérdida, aunque más natural, igualmente dolorosa, de mi madre, puntal de la asociación; la falta de trabajo remunerado, ya que soy parada de larga duración, y el completo olvido de la mayoría de compañeros del colectivo, dejó sin fuerzas mi liderazgo y, por consiguiente, sin motor al colectivo.

El tiempo, ese aliado que nos traiciona tan dulcemente que casi no lo notamos, el aplacador de humos, el cierraheridas, nos pone a ras del mundo y nos da perspectivas insospechadas. Nadie puede con él, es terrible y a la vez generoso y justo. Si no nos mata, nos deja más lúcidos –o nos lleva al estado primario, vegetativo, “aidoiano”, que diría algún@ progre, un@ de es@s que se ven que no tienen ni trece semanas y media de talento, que niegan tener alma y puede que hasta sea verdad que no la tengan; o al estado divino, que diríamos los viejos que todavía buscamos la cara de Dios en los jazmines. Pues eso, el tiempo nos devuelve el alma, rota pero santificada y clara como un espejo, ay, baño de las lágrimas, que la pena aminora sin quitarle ni un punto.



Y el tiempo me dice que ya es la hora de volver al punto de reinicio, y de decir: ¡Pelillos a la mar! Que las raspas gordas y las espinas de pico ya no me asustan, que, los políticos, menos –ellos tienen diarrea, como todo bicho viviente, y me los imagino con los mismos palominos que cualquiera- porque ahora lo único que me asusta de verdad es que los gatos hablaran español y que me parta un rayo cualquiera, lo demás “pecata minuta”.


Y el tiempo, por fin, trae la gran noticia: Calle del Agua 8 está en la imprenta. Que cuatro años no son nada para una ilusión tan grande. Y, aunque las piedras esperan para hacernos tropezar, las alas que nos regala el deber cumplido hacen de nosotros y de nuestra publicación un ente infranqueable.

Mañana continúo.
Saludos.
Mariví Verdú

*Os juro de verdad que es la primera vez que escribo @ con tan mal gusto y tan mal usada.

CALLE DEL AGUA O LA VICTORIA DE LA TENACIDAD IV PARTE



Como decíamos ayer: “…cuatro años no es nada para una ilusión tan grande. Y, aunque las piedras esperan para hacernos tropezar, las alas que nos regala el deber cumplido hacen de nosotros y de nuestra publicación un ente infranqueable.”





Ha pasado una semana desde que escribí la 3ª parte de Calle del Agua o la victoria de la tenacidad y Calle del Agua 8 ya está impresa. Repasos en la maquetación, protocolo del acto, dípticos y programas de mano; cartelería, diplomas y encargos han ocupado mi semana y no escribí la cuarta parte, en la que me sumerjo inmediatamente. Y es la hora de hablar de la esperanza.

Calle del Agua vive, y eso es lo que importa. Olvidemos el pasado y volvamos al amor… ¿se acuerdan de Marie Laforêt cuando cantaba esto?

Nº 1, Botijo, Foto de Manuel Ibáñez

Olvidemos nuestro enfado
y volvamos al amor,
porque si no es a tu lado,
¿dónde voy a estar mejor?
Ya no hay nubes de tormenta,
sale el sol que nos calienta
y funde el hielo en nuestro corazón,
y de nuevo de la mano
vamos al país lejano
de los sueños de ilusión.

Nº 2, Mujer de espalda, Óleo de Díaz Oliva


Parece mentira que hayan pasado cuatro años desde el número 7 hasta esta flamante revista número 8 que presentaremos el Sábado, día 24 de Octubre de 2009, a las 20.30 horas, en el Centro Cultural Vicente Aleixandre de mi pueblo, Alhaurín de la Torre. Con cuánta alegría la recibimos. Cuánto trabajo, Dios mío, para conseguir este objetivo.

Valorar el resultado será cosa de los lectores, lo único que puedo anticiparles es el sumario, atractivo e interesante, por lo que podrán juzgar ustedes mismos.


Nº 3, Malagueños y paloma, óleo de Paco Moreno


La portada y contraportadas nos muestran una obra del artista local Antonio Arjona. La imagen de un fiestero: El Panderero. Una belleza. En el apartado De los montes a la mar, página 4, presentamos Rutas Verdialeras, un trabajo que nos irá acercando a la provincia atraídos por los verdiales, el flamenco o cualquier manifestación de arte y sus protagonistas ; desde la perspectiva que nos ofrece nuestro Altozano, vemos en la página 9 a Málaga, parto de luz, de Pilar Bugella; La fotografía, de Pilar Aranda; La bravía tristeza de Joaquín Tabaco y, rematando, un poema de Pilar Aranda dedicado a su abuelo, al creador Joaquín Tabaco; en la sección Mirando el cante, dedicada a los versos flamencos, ofrecemos los de Benito Acosta, Pilar Bugella y María Victoria Verdú. El apartado Aires nuevos: Horizontes verdialeros -siempre dedicado a los más jóvenes- lo conforman tres pandas de verdiales, Los Romanes, Arroyo Conca y Cútar.

La sección Letras para el recuerdo, en su página 27, recordará a Victoria González, en la 30, a Albert Derasse, y en la página 33 a Pastora Pavón con El recuerdo de la Niña de los Peines, donde presentamos una entrevista realizada hace más de cincuenta años, inédita, con fotografías de la diva del cante igualmente inéditas. En el refugio del poeta Manuel Benítez Carrasco, página 36, un poema suyo titulado El pez blanco, y A Paco Parra, poeta de los cerros, recopilación de poemas en honor al poeta comareño. Nuestro Estudio flamenco va Por tierras de Andalucía a Jerez de la Frontera, trabajo de Rafael Silva, y en la sección especial Botijos de Oro, V Edición, Antonio Arjona Sepúlveda, Loli París y Carmen Fernández: Las Malagueñas, y Francisco Parra Postigo.
Nº 4, Torillo, óleo de David Zaafra.

Acabamos las secciones con Rincón abierto, un apartado dedicado a noticias, entrevistas, abierta a nuevas aportaciones. Torre del Cante, por Manuel López; Entrevista a Enrique Naranjo, Chaparro de Málaga, Taranto de Oro; Necrópolis árabe en el solar de Félix Sáenz, por Andrés Cansino y un recordatorio del II Aniversario del portal Flamenco en Málaga que pone punto y final, no sin antes recordarnos en el interior de contraportada a Las Malagueñas y los siete números editados de Calle del Agua.

Nº 5, Óleo de Cristobal Toral.

Mañana recordaremos cómo nacieron los Botijos de Oro a las Bellas Artes. Galardones más que justos, gratitud hacia los protagonistas del arte, amor propio…mañana les cuento.



Nº 6, Árbol de María Zambrano, óleo de Evaristo Guerra

* Portadas de nuestras revistas publicadas.

Nº 1, Botijo, Foto de Manuel Ibáñez
Nº 2, Mujer de espalda, Óleo de Díaz Oliva
Nº 3, Malagueños y paloma, de Paco Moreno
Nº 4, Torillo, óleo de David Zaafra.
Nº 5, Óleo de Cristobal Toral.
Nº 6, Árbol de María Zambrano, óleo de Evaristo Guerra
Nº 7, Estudio sobre Picasso, de Rafael Alvarado
Nº 8, Pie de la escultura "Panderero", de Antonio Arjona.


Nº 7, Estudio sobre Picasso, de Rafael Alvarado